sos el individuo mas al pedo del mundo nùmero

17/3/11

304

Cómo mierda se pasan los días.
Uno se tranquiliza pensando que te queda un mes antes de rendir ese recuperatorio que nos pone los pelos de punta, o antes de esa operación que da un poquito de miedo, o antes de volver a empezar con esa rutina agotadora que se instala en nuestras vidas una vez más. Pero no. El tiempo no nos es suficiente.
"Falta un mes, tengo tiempo todavía". Y cuando menos te das cuenta, pasaron cuatro semanas tan rápido que apenas fueron perceptibles para tus ojos y te encontrás a días de ese recuperatorio, de esa opeación, de esa rutina. Mientras más lento queremos que pase, más rápido se nos vuelve y nos acercamos cada vez más a ese momento que hace un mes atrás veíamos tan lejos y hoy es nuestra sombra, ahí, a centímetros de distancia.Y mientras más rápido queremos que pase, más lento se nos vuelve. Un viaje, un reencuentro, un cumpleaños. Los días parecen no terminar, y falta, faltan horas que se complotan para extenderse hasta hacernos brotar de ansiedad.
Qué difícil es vivir pensando en el tiempo. En cómo pasa. Es una carga que se apega a nosotros sino logramos dejarla a un lado. Pero como no podemos elegir cómo vamos a morir o cuánto tiempo nos queda para disfrutar de la vida, podemos decidir cómo vamos a vivir.
Y cómo no podemos retener el tiempo, podemos dejarlo ser y aprovechar cada minuto que nos deje vivirlo. Porque al fin y al cabo, el tiempo es el que nos quita el pasado pero nos hace pensar en un futuro mientras seguimos con los pies en el presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ SHH !