sos el individuo mas al pedo del mundo nùmero

3/5/10

194

Las chicas me dijeron que la cena estaba lista, asi que decidì omitir cualquier comentario respecto del supermercado, de mi hija reemplazada y hasta de mi propio reemplazo, y me sentè a comer como si nada. Ñoquis, no me voy a olvidar que comimos ñoquis.
Poco despues de la cena decidieron que ibamos a bailar. Yo nunca quise salir con ellas, pero en este caso no tenia absolutamente nada que perder Me cambiè, me pintè, me arreglè y decidì que esa noche iba a tomar alcohol. Mientras consumian cervezas en cantidades inidentificables, yo empecè casi sin querer a convertirme en una alcoholica anònima llenando vaso y vasos de licor de melòn. Todavia recuerdo el gusto de ese licor y me siguen dando nauseas, es cierto.
Tomè tanto alcohol, que en media hora estaba en otro planeta. Lo llamè y tenia el celular apagado, le dejè mensajes diciendolè que por su culpa estaba borracha y que necesitaba que viniera a rescatarme. Nunca habia estado ebria en mi vida (sola, digo, sin su compañia). Sentia un malestar creciente desde mi garganta hasta mi estòmago o donde fuera que se alojan esas porquerias. Estaba realmente en problemas, tenia ganas de acostarme y dormir para siempre. No solamente habia sido abandonada y reemplazada, sino que tambien estaba borracha y perdida; supongo que no hay imagen mas patètica.
En el departamento teniamos una nueva huesped: otra Dolores (llamemoslà Lole) que tambien era compañera nuestra de la Universidad en aquel momento. Lole se dio cuenta de mi estado y me preguntò
- ¿Te sentis bien?
Le contestè que cualquier persona con medio dedo de frente hubiera sabido la respuesta sin preguntar siquiera
- Bueno, escuchame, es mejor que vomitès entonces
- No se vomitar - eso le dije. Y a decir verdad era una imagen mas desagradable que esta borrachera amorosa que tenia encima.
- Yo te ayudo, vamos al baño y te meto los dedos.
Ahora que lo pienso... ¡ què valiente fue loli ! Meterle los dedos a alguien en la garganta.. Argh... que desastre.. Hubiera preferido metermelos yo, claro, pero no sabia si me animaba ni tampoco como hacerlo
Loli lo hizo e instantaneamente , despuès de vomitar, me senti muchisimo mejor. Al vomitar experimentè una descarga que no habia sentido antes: flotaban entonces los ñoquis con licor de melon y muchas penas concebidas aquellos ultimos dias. De manera extraña, una accion desagradable me llevò a sentirme bien. Era como mi vida: estar con el, odiarlo, sus actitudes soeces y todo lo demas me llevaban a extramos inesperados de felicidad. Vomitar me hacia bien

4 comentarios:

  1. me gusto mucho.
    voy a seguir pasando por aquí (:

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. Vomitar hace bien. vomitar melon, vomitar angustias, vomitar palabras que quedaron sin decir.
    El alcohol no es la solucion, pero a veces quiere hacerse amigo. a veces lo logra. a veces no.

    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  3. Abzurdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah. Como amo ese libro, me emociona volver a leer una parte de el, me hace recordar pila de cosas. Saludos linda.

    ResponderEliminar

¡ SHH !